Valores Monásticos

“Si el valor afecta a la persona tal cual es, en su integralidad, ésta se proyecta en su físico, a través de sus sentidos, de su corporeidad, de sus mecanismos psíquicos. No lo podemos olvidar sin incurrir en una lamentable ilusión e irracionalidad.

Tenemos que revisar los valores desde la perspectiva del fenómeno monástico femenino, precisamente en estos momentos en los que los valores de la femineidad adquieren un máximo realce. La monja es mujer; y con los valores debe llegar a ser la mujer fuerte, es decir, consistente y abierta lo más posible a la acción de la gracia salvífica. En última instancia, esta consistencia es una forma de ser libre, como los hijos de Dios. Esta libertad monástica femenina está llamada a expresarse en autonomía, que se debe respetar y fomentar”. J. Mª de la Torre