I

Una caña en el cañaveral

Yo era sólo una caña.

Había crecido como las demás

en el ambiente húmedo y apacible

de la orilla del río.

Pero mi vida no tenía mucho sentido.

No era ni árbol frutal

que alimentara a pájaros y niños,

ni rosal que llenara de color y aromas

los altares y las novias.

Sólo una caña hueca

a menudo agitada por el viento,

confundiendo la vida

con el movimiento,

aunque a veces…

sonaba en mí como música la brisa.

Alguna vez…

sentí envidia y me puse a soñar,

cuando se acercaba al río el pescador

y yo quería ser su caña de pescar.

Pero yo sólo era una caña vacía,

sin fruto y sin futuro,

en el cañaveral.

– ¿Qué detalles hay en esta primera parte que se parecen a lo que te pasa a ti joven de hoy, o les pasa a muchos jóvenes de hoy?

– ¿Te sientes identificado con algo?

 

 

II

Me puse en sus manos

Un día de verano

se acercó el joven pastor hasta la orilla

entre silbidos y cantares.

Y me tomó en su mano,

y me puse en sus manos,

y, arrancándome del lodo y el aburrimiento,

me llevó a la sombra de la encina,

donde las ovejas sesteaban.

Me acarició limpiándome el barro adherido

y con su navaja de pan partir

fue haciéndome a su medida,

cortando lo sobrante,

puliendo lo tosco y desabrido,

abriéndome agujeros,

vaciando mi vacío,

dejándome yo hacer

al tacto de sus dedos,

sin ya poner reparos,

sin miedos, ni recelos.

Y me probó en su boca

dándome el primer beso verdadero,

y para hacerme a sus labios,

me fue recortando en un extremo,

probando y volviendo a probar

mi ajustamiento.

– ¿Qué significa que el pastor tiene la iniciativa?

– Hay caricias y besos, pero también hay contrapunto de cortes y dolores: ¿Qué significa eso?

– ¿Qué hace falta para que se transforme una persona?

Diferencias y parecidos entre caña y persona.

 

III

Abierta ya a su espíritu

Yo era sólo una caña vacía

pero el pastor se enamoró de mi vaciamiento,

y al llevarme a la boca,

abierta ya a su espíritu,

su aliento

llenó mi estéril oquedad

de soplo de vida

de fuego,

de música y armonía,

de vibraciones sonoras y melodías

                                                       al ritmo de sus dedos

y a sus caricias.

– La nueva flauta para que se convierta en música necesita el soplo del aliento del pastor. ¿Qué relación tiene esto con esta expresión de “Abre tu vida al Espíritu”?

– ¿Qué es el vaciamiento?

– ¿Se puede ver algún parecido entre música y vocación?

– ¿Has tenido alguna vez alguna experiencia parecida?

 

IV

Soy su flauta

Yo era sólo una pobre caña,

pero, puesta en las manos del pastor,

soñaba en sus sueños,

modelada a su aire y su estilo,

con el beso de sus labios

y su aliento,

movida al ritmo de sus dedos,

soy toda música,

soy ya una flauta,

su flauta,

la que lleva en el zurrón todos los días

junto al pan y el vino de merienda,

la flauta de su música

que ya conocen las ovejas

y les guía en el camino.

La flauta que llena de melodías

los campos y las tardes,

de alegría

el corazón de su zagala amante,

de sonrisas

el alma de los niños y los pobres.

Yo era sólo una caña

pero estaba llamada desde siempre

a cambiar mi vacío en música,

y ser su flauta.

– ¿Qué relación hay entre la flauta con el pastor? Sacad alguna aplicación.

– ¿Qué hace la flauta por los demás? Aplicadlo a la vida.

Si quieres compartir con nosotras estas preguntas no lo dudes y escríbenos, o si sientes una inquietud. El contacto es

seguirnsbb@gmail.com

Si tienes en tu corazón sed del Infinito.

Si en el silencio de tu alma resuena una voz.

En la Vida Cisterciense tienes una respuesta.

1.-encuentro.jpg

Experiencia

IMG-20180223-WA0020.jpg

Postulantado

DSC00405.jpg

noviciado

DSCF1131-e1548181115435.jpg

Juniorado