Si buscas, no dudes en escuchar este relato.

Si tienes en tu corazón sed del Infinito.

Si en el silencio de tu alma resuena una voz.

En la Vida Cisterciense tienes una respuesta.