XIII Encuentro Monástico

Ayer sábado día 17 de Marzo vivimos el XIII Encuentro Monástico. Siempre el Espíritu Santo nos sorprende y nos lleva por senderos que desconocemos.
Gracia Abel, Inés, Magdalena, Mercedes, Raquel y Juan Pablo por crear ayer una comunidad de vida. También agradecemos a todas esas personas que oran por estos encuentros.
Por la mañana recorrimos el camino de la penitencia con Teófilo. Descubrimos algo importante; el calificarnos no como hombres y mujeres pecadores sino como hombres y mujeres amados de Dios.
SOY AMADO DE DIOS
Este es el camino de esta cuaresma: el amor es lo mas grande.
El momento de la exposición fue de intercesión. Oramos por los presentes y oramos por los que han compartido con nosotras en estos Encuentros Monásticos. Son tantos nombres y rostros que se llenaba el corazón de agradecimiento a Dios.
En el compartir de la tarde salieron muchos aspectos a tener en cuenta. Destacamos alguno de ellos:
– La persona vale por sí misma, no vale por lo que hace, sino por lo que es; por ser persona.
– Para escuchar realmente se necesita ir con calma por la vida. Las prisas no te dejan ver las necesidades de los otros.
– Hoy se habla mucho de solidaridad pero descubríamos que hay una carencia en la sociedad y es la falta de escucha; de respeto hacia el otro; de creer en el otro.
– Hoy no se creer tampoco en la gratuidad. Cuando deseas escuchar al otro porque me importa el otro, porque creo en Jesús, sientes que eres mal mirado. Nadie se cree que tú quieras ayudar o escuchar al otro por el otro, sin ningún interés.
GREER EN LA GRATUIDAD, CREER EN EL AMOR OBLATIVO.
-El silencio es peligroso porque nos conduce a conocernos a nosotros mismos; y lo que nos vamos a encontrar muchas veces no nos gusta y lo que hacemos es huir.
HACER SILENCIO ME AYUDA A CONOCERME
-No puede darse el amor sin conocimiento y a la inversa.
AMARSE ES CONOCERSE Y CONOCERSE ES AMARSE
Dios os bendiga Inés, Magdalena, Abel, Mercedes, Juan Pablo y Raquel con aquello que en estos momentos más necesitáis.